16/04/2015 – Interóleo Picual Jaén ha manifestado su preocupación por el hecho de que este año no vaya a realizarse ningún seguimiento de control de la mosca del olivo, “que tanto daño hizo en la pasada campaña”. Por este motivo, ha reclamado inversión para desarrollar mejores medios de control de esta plaga a fin de garantizar la calidad de los vírgenes extra españoles.

Para el grupo comercializador de aceite de oliva a granel, la calidad del AOVE resulta clave a la hora de ampliar su penetración en mercados emergentes y consolidar su presencia en aquellos donde ya se comercializa, de ahí su preocupación por la falta de seguimiento de control de la mosca del olivo, “que tanto daño hizo a la producción de la pasada campaña”.

En este sentido, Interóleo recuerda que “la incidencia de la mosca del olivo en la campaña 2014/15 ha supuesto una importante reducción de la calidad de los aceites producidos, que se ha unido a la baja cosecha alAdulto bactroceracanzada por las adversidades climatológicas, con una primavera y un otoño muy secos y una subida de las temperaturas que causó un estrés hídrico en los olivos, con la consiguiente pérdida de producción”.  Asimismo, señala cómo estas circunstancias propiciaron, a su vez, un mayor desarrollo de las plagas, “hasta el punto de que un porcentaje muy elevado de aceites extras se tuvieron que calificar como lampantes y, en la actualidad, se venden a 60 céntimos menos, lo que conlleva la consiguiente pérdida de renta para el agricultor”.

Ante esta situación, Interóleo ha solicitado a las administraciones una mayor inversión Consecuencias moscaen la investigación y el desarrollo de mejores medios para el control de esta plaga; así como  que favorezca el trabajo de los técnicos y fomente la constitución de Agrupaciones para el Tratamiento Integrado en Agricultura (Atria) y Agrupaciones de Producción Integrada (API) con el objeto de que el trabajo de campo se haga de forma integral y por comarcas. “Consideramos que el coste de los tratamientos, que son una vía de prevención fundamental, son muy inferiores a los beneficios que se obtienen por el incremento del precio en las ventas ya que, una vez controlada la plaga, aumenta la calidad de los aceites obtenidos”, explica el grupo.