La Asociación Técnica de Producción Integrada de Olivar (ATPIOlivar) ha valorado los datos de superficie actualizados de este modelo de producción en Andalucía, que ha publicado la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, que muestran la clara apuesta del sector por esta forma razonable y sostenible de producir aceitunas y aceites de la máxima calidad.

La superficie de olivar en Producción Integrada en Andalucía continúa su crecimiento año tras año, superando en 2014 las 395.000 hectáreas, un 8% más que el año anterior. La provincia con mayor superficie es Sevilla que concentra más de 25% de la superficie total, seguidas de Jaén (23%), Granada (22%) , Córdoba (12%), Cádiz (3%) y Almería (0,4%).

Según el presidente de ATPIOlivar Carlos Cabezas, la producción integrada destaca como modelo de producción sostenible en el olivar de Andalucía, lo que está suponiendo una importante transformación del sector, apoyada en campo por más de 150 técnicos cualificados que ayudan al agricultor a utilizar eficientemente sus recursos.Algunos de los efectos positivos de estos datos son, una mayor adaptación del olivar al paisaje y al entorno por el mejor uso y manejo de las cubiertas vegetales en el control de la erosión, un aumento significativo de materia orgánica en los suelos, una reducción en el uso de fertilizantes y fitosanitarios y una mayor profesionalización. También es indiscutible el efecto positivo sobre la mejora de la calidad y seguridad de las producciones que se obtienen allí donde se está aplicando y el valor añadido que éstas suponen, añade Cabezas.Por este motivo ATPIOlivar, ha trasladado a la Administración Autonómica la necesidad de seguir con el apoyo económico e institucional a la Producción Integrada a través de los futuros Programas de Desarrollo Rural y del Plan Director del Olivar, además de fomentar un mayor conocimiento sobre sus beneficios en la sociedad.

Por último, la Asociación añade que debe tomarse en consideración el importante Dictamen aprobado por la sociedad civil europea representada en el Comité Económico y Social Europeo (CESE) el pasado año en Bruselas, y en el que se expresa que la Producción Integrada es el elemento central de la sostenibilidad agraria y un referente hacia donde debe encaminarse la agricultura de la Unión Europea.