Definición de Producción Integrada

Desde el punto de vista técnico, la Producción Integrada es una forma de producir alimentos de alta calidad tanto organoléptica como de seguridad alimentaria con garantía certificada. Se consigue mediante prácticas agrícolas respetuosas con el medio ambiente, asegurando a largo plazo una agricultura sostenible.

La Producción Integrada debe ser entendida como un modelo de producción a camino entre la Agricultura Convencional y la Agricultura Ecológica, que aporta mayor respeto al Medio Ambiente que la primera y mayor productividad que la segunda. Permite el empleo de todas las tecnologías disponibles, pero elegidas y aplicadas en el momento y forma adecuada, de modo que no causen impactos negativos sobre el medio, al contrario procurando en todo momento el desarrollo y conservación del mismo. Combina aspectos biológicos, ecológicos del cultivo con aquellos aspectos que se refieren a maquinaria, manejo de suelo, riego, fertilizantes, o productos que ayuden al control de plagas y enfermedades y al manejo de la flora arvense.

La Organización Internacional de Lucha Biológica ( OILB ), que es una ONG, definió en 1.993, la Producción Integrada como “Un sistema agrícola de producción de alimentos que utiliza al máximo los recursos y los mecanismos de regulación naturales y asegura a largo plazo, una agricultura viable. En ella, los métodos biológicos, químicos y otras técnicas son cuidadosamente elegidos y equilibrados, teniendo en cuenta, el medio ambiente, la rentabilidad y las exigencias sociales”.

Los objetivos de la Producción Integrada pueden agruparse en tres componentes: componente de calidad, componente medio ambiental y componente económica. Componente de calidad porque existe un estricto control de los medios que intervienen en su producción hasta su comercialización, de manera que se registran todas las actuaciones, y los productos que se han utilizado para la obtención de cada cultivo, en cada una de las respectivas fases de producción, conservación, elaboración y envasado. En definitiva, el sistema de Producción Integrada permite hacer un seguimiento completo de la trazabilidad de cada producto obtenido de una forma muy detallada. Además, este sistema tiende a satisfacer y dar seguridad al comprador de estos productos, tanto porque se obtienen siguiendo unas normas estrictas que eliminan los riesgos toxicológicos, como por las auditorias y certificaciones a que están sometidas, así como por los obligatorios controles que sobre residuos se deben efectuar en estas producciones. Por lo tanto este componente nos garantiza la Seguridad Alimentaria.

En cuanto a la componente medio ambiental, la Producción Integrada persigue producir alimentos utilizando mecanismos respetuosos con el entorno, manteniendo el equilibrio biológico, de manera que optimiza los recursos naturales para mejorar la fertilidad del suelo, mantener salubres las aguas superficiales y subterráneas, proteger la biodiversidad, y potenciar la actividad conservadora del medio rural y el paisaje, etc. Asimismo, regula, controla y limita al máximo el uso de los formulados de síntesis, pues sólo los utiliza cuando es absolutamente imprescindible. Existen, además, otras posibilidades de control: biológicas, genéticas, biotécnicas, prácticas de cultivo, que se integran en el conjunto de las prácticas agronómicas de Producción Integrada.

La última componente y no por ello menos importante, es la económica. La Producción Integrada es un sistema que asegura o garantiza una agricultura sostenible, viable y rentable, de manera que mantiene la productividad de la actividad en términos económicos, con la aplicación de la tecnología adecuada y reduciendo insumos. Por otro lado, valoriza la producción en el sentido de que el producto lleva una marca, logotipo o identificación de garantía certificada por la Administración, que supone un incremento en el valor añadido del producto.

En España, la regulación de la Producción Integrada es contemplada en el Real Decreto 1201/2002, de 20 de noviembre (BOE núm. 287, del 30 de noviembre de 2002), a través del cual se regula la Producción Integrada de productos agrícolas y se fundamenta en el establecimiento de una serie de disposiciones y requisitos que deben cumplir los operadores que se acojan a los sistemas de Producción Integrada; regula el uso de las identificaciones de garantían que diferencien estos productos ante el consumidor, y específicamente la identificación de garantía nacional; reconoce y fomenta las Agrupaciones de Producción Integrada(APIs), crea el registro de operadores y la Comisión Nacional de Producción Integrada, que es un Órgano Colegiado adscrito al MAPA y el encargado del asesoramiento y coordinación de la Producción Integrada.

En Andalucía y centrándonos en el Olivar se publicó en el BOJA la Orden de 18 de julio de 2002, por la que se aprueba el Reglamento Específico de Producción Integrada de Olivar, también la ORDEN de 15 de abril de 2008, por la que se aprueba el Reglamento Específico de Producción Integrada de Olivar, así como la ORDEN de 16 de febrero de 2012, por la que se modifica el Reglamento Específico de Producción Integrada de Olivar, aprobado mediante Orden de 15 de abril de 2008.